Páginas

jueves, 20 de septiembre de 2012

El País contra los anglicismos de los argentinos

El purismo ataca particularmente los extranjerismos evaluándolos negativamente, “no porque estén en desacuerdo con las características de la lengua, ni porque puedan ser perjudiciales para su estabilidad, ni porque puedan ser inaccesibles a algún segmento de la población, o históricamente impuros, sino porque son extranjeros.” [Neustupny, 1989]  


Fui a buscar esa cita de Neustupny después de leer este gran ejemplo de purismo de un perejil.

No hay comentarios: